El Campesino y el Burro. Fábula

Hay personas que en vez de vivir deambulan, andan como zombis cruzándosenos en nuestras vidas y se escudan en la justificación como arma perfecta para enmascarar su desgano, el mal trabajo, sus errores…. hasta que te das cuenta que estás atrapado en sus lamentaciones y te han hecho cómplices de sus miserables vidas.

La fábula del Campesino y el burro, es un anónimo que con un lenguaje llano y artístico recoge a mi modo de ver la forma, en la que debemos encarar nuestras vidas, resolver nuestros problemas, hay que “echar pá lante” en buen cubano, hay que “echarle bolas” en buen venezolano.

el-campesino-y-el-burro

Espero que tanto como a mí, este hermoso texto les ayuden a comprender que en la vida, hay que ser Solución y No Problema.

El Campesino y el Burro

Un día, el burro de un campesino se cayó a un pozo. El animal lloró fuertemente por horas, mientras el campesino trataba de buscar algo que hacer.

Finalmente, el campesino decidió que el burro ya estaba viejo, el pozo ya estaba seco y necesitaba ser tapado de todas formas; que realmente no valía la pena sacar al burro del pozo.

Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarle. Cada uno agarró una pala y empezaron a echarle tierra al pozo donde estaba el burro.

El burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró horriblemente. Luego, para sorpresa de todos, se aquietó después de unas cuantas paladas de tierra.

El campesino finalmente miró al fondo del pozo y se sorprendió de lo que vio… Con cada palada de tierra, el burro estaba haciendo algo increíble: se sacudía la tierra y daba un paso encima de ella.

Muy pronto todo el mundo vio sorprendido como el burro llegó hasta la boca del pozo, pasó por encima del borde y salió trotando…

La vida va a tirarte tierra, todo tipo de tierra… el truco para salir del pozo es sacudírsela y usarla para dar un paso hacia arriba.


Cada uno de nuestros problemas es un escalón hacia arriba. Podemos salir de los más profundos huecos si no nos damos por vencidos, si luchamos y si usamos la tierra que te echen para salir adelante y triunfar.

Como siempre he dicho cada situación, cada obstáculo hay que evaluarlo desde diferentes ángulos, hay que mirarlos con la mirada del artista que observa el objeto desde diferentes posiciones para comprenderlo y luego crear la obra de arte.

Sentencia un refrán: “Después de la tormenta, siempre sale el Sol“.

Deja un comentario